«No lo he visto»

Se podría decir que es una frase recurrente y manida, pero lo cierto es que la celebérrima “No lo he visto”, está demasiado presente en la vida de los motoristas, en ocasiones por exceso de confianza de quienes vamos al manillar de nuestras motos y en otras, las más, por los descuidos y despistes de los conductores de vehículos de cuatro ruedas o más.
Suele ser muy habitual que cuando se va en el coche se realicen muchas maniobras por instinto y en el “último segundo”, aquél en el que precisamente en ese instante pasa una moto a su lado y el piloto acaba rodando por los suelos por impacto o al …

                           … intentar esquivar el mismo, lo que a buen seguro le acarrea, en el mejor de los casos, algún tipo de lesión y no pocos desperfectos en su moto.
El momento más crítico en este tipo de situaciones suele ser en los cruces o en los giros de vehículos al cambiar de dirección, que en muchas ocasiones se hace tras el despiste del último momento que obliga a una reacción brusca del vehículo, por eso es importante tener en cuenta una serie de consideraciones como pilotos de moto, tanto expertos como nóveles, que nos permita salvar con éxito esos complicados instantes.
Aunque las peores colisiones suelen ser las frontales, es importante extremar las precauciones en los impactos laterales, que suelen ser más habituales de lo que cabría esperar y casi siempre por el hecho de que al llegar a intersecciones solemos circular con nuestras motos por lo que podríamos denominar carriles extremos, bien pegados a la derecha, bien pegados a la izquierda y en esos puntos es en donde más vulnerables resultamos.
Un ejemplo claro podría ser aquél en el que circulamos con nuestra moto por el carril de la derecha y nos aproximamos a un cruce o una entrada de centro comercial, aparcamiento, etc. y en ese punto algún conductor “despistado” podría querer girar desde el carril izquierdo antes de sobrepasar la salida, con lo que esa maniobra brusca nos podría hacer rodar por los suelos, puesto que lo más probable es que por la situación nos encontremos en su ángulo muerto y se nos acabe cruzando inopinadamente por delante nuestro.
No es fácil de solventar una situación así, pero al ser la parte “más débil” en ese tipo de situaciones, lo mejor es estar muy pendiente de la proximidad de vehículos al llegar a esos puntos, en los que debemos bien anticiparnos a ellos o bien dejarles la iniciativa para evitar sorpresas en el último momento y tampoco sería desdeñable utilizar nuestras señales acústicas para  avisar de nuestra situación.
El mejor consejo, salvo que vayamos a girar en ese punto a la derecha o a la izquierda, es alejarnos de la “zona de giro” para evitar una situación desagradable y, por ello, cuando nos aproximemos a alguno de estos puntos lo mejor es colocarnos tras el vehículo que nos preceda y alejándonos del cruce o punto de intersección.
Otra situación también desagradable es cuando aún sin estar permitido circulamos en tráfico intenso por el centro de la calzada, bien próximos o incluso sobre la línea continua y algún conductor “nervioso” decide cambiar de dirección para evitar el consiguiente atasco, lo que a buen seguro nos provocará un buen susto si no un accidente grave si nuestra velocidad no es la correcta.
Lo más recomendable es no rodar por esas zonas, pero si aún así lo haces, lo mejor es que no sea a una velocidad muy elevada y siempre mirando por el “rabillo del ojo” la posición de las manos del conductor que va por delante y a tu derecha ya alguno de sus gestos te puede anticipar sus intenciones y, una vez más utilizar la señal acústica de nuestra moto para avisar de nuestra presencia.
En general, lo más importante en este tipo de situaciones será intentar evitar el momento ocupando una parte lo más central posible de la calzada -alejarnos del peligro-, extremar las precauciones cuando rodemos por zonas inicialmente prohibidas –aunque empleadas con demasiada frecuencia por los motoristas- y hacernos ver bien con gestos bien con el sonido de las bocinas de nuestras motos.

Línea Directa

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.