La falta de evolución en el comportamiento humano en la conducción.

Esta película se realizó en 1950 por Walt Disney y es increible pensar al verla, lo poco que hemos evolucionado en nuestra interrelación con el entorno de la conducción.

http://youtu.be/HhdlN9LT8aY

La película no tiene desperdicio.
Por suerte un niño la vería como una más, podría pensar que incluso es divertida por lo absurdo de las situaciones descritas.
Por desgracia cuando la ve un conductor el sentimiento es más bien de vergüenza al verse reflejado en …. algunas -unos más, otros menos- situaciones reflejadas en la película y que, inevitablemente, vemos y veremos todos los días a poco tiempo que pasemos en nuestro vehículo.
¿Cómo es posible que en el siglo largo de existencia de los vehículos a motor éstos hayan experimentado una evolución casi estratosférica y el conductor -conductor desde hace muchos cientos de años- apenas haya avanzado en su relación con el resto de intervinientes en el escenario vial?
Tal vez las posibles respuestas sean motivo de reflexión y en ellas encontremos, en gran parte, la solución a la siniestralidad vial y a los problemas cotidianos del tráfico, más por encima de los aún numerosos e incipientes avances tecnológicos en nuestros vehículos.
Es posible que la solución llegue cuando se anule la capacidad de decisión y operatividad del ser humano como conductor y únicamente sean los vehículos los que interactúen para desplazarnos con seguridad a un destino marcado de antemano en una pantalla táctil.
El futuro dirá.

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.