El motorista es el intermitente

Innovadores | Seguridad vial/ El Mundo 31/1/12

El motorista es el intermitente

Un grupo de motoristas en una de las pasadas ediciones de la concentración motera Pingüinos celebrada en Valladolid. | C. E.Un grupo de motoristas en una de las pasadas ediciones de la concentración motera Pingüinos celebrada en Valladolid. | C. E.

  • DC Technology patenta un sistema de señalización para motoristas
  • La iluminación va insertada en la ropa y el casco del conductor de una moto

Miguel Ángel Rodríguez | Valladolid

Actualizado martes 31/01/2012 10:28 horas

Distancias, obstáculos (los propios vehículos), oscuridad… el colectivo de motociclistas es el más desprotegido en la carretera y cualquier pequeño contratiempo puede ser el elemento que cause un accidente de tráfico y que, en muchas ocasiones, se suele saldar con el resultado más negativo. La empresa vallisoletana DC Technology ha ideado un sistema de señalización para motoristas que consiste en que la propia ropa del conductor sea la que lleve la iluminación ante cualquier maniobra, junto a una señalización constante que hace más visible el vehículo.

El equipamiento va integrado en el casco, la cazadora, los pantalones, los guantes y las botas del motorista y es complementario a la señalización de la propia motocicleta. De hecho, va coordinado con ella, ya que, ante un giro a la derecha o a la izquierda, se enciende a la vez, tiene la misma duración y la intermitencia va al mismo ritmo.

La luz, que es permanente, se acentúa ante estas maniobras, pero también ante el frenado, las paradas de emergencia (el llamado warning) y la propia visualización del motorista tras haber sufrido un accidente. El peligro de la conducción nocturna es el gran aliciente, junto con las nieblas y la inestabilidad del tiempo.

Tapados por coches y camiones

Según Francisco Javier Lobato, socio fundador de la empresa, las luces de una moto «son mucho menos visibles y, en algunos casos, prácticamente inexistentes. La anchura de un automóvil permite ver con claridad la activación de cualquier intermitente. Sin embargo, la escasa distancia entre estos en el caso de motocicletas y ciclomotores no garantiza la misma percepción óptica». Es más, los vehículos de gran envergadura como camiones y furgones tapan literalmente los turismos, por lo que, en el caso de las motocicletas, se acentúa aún más. «Consideramos que su utilización es necesaria en todo momento, ya sea desde la prevención del accidente, a través de la señalización de una maniobra o incidente como desde un punto de vista de aviso de que ha tenido lugar, con el fin de auxilio de heridos», añade.

Muchas veces, tras el siniestro, la motocicleta sufre daños que no la permiten mantener las luces dadas o la batería se descarga. Además, hay accidentes en los que el conductor sale despedido muchos metros y cae en lugares de difícil acceso. De este modo, su localización es mucho más sencilla.

Junto a esto, Francisco Javier Lobato ha promovido otro proyecto, muy ‘vigilado’ desde el Parque Científico de la Universidad de Valladolid, que puede complementarse con éste. Se trata de un sistema de sensores, colocados en la motocicleta y controlados por un dispositivo electrónico, ciclomotor o quad, que consiste en tres avisadores: el primero, a través de una señal acústica o lumínica, alerta al motorista de los riesgos que entraña la conducción temeraria que está practicando.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.